Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Las agencias de comunicación se enfrentan hoy en día a innumerables retos que revisten naturalezas diversas y que responden a diferentes factores, que las invitan, casi de manera forzada, a sumergirse en un replanteamiento de sus modelos de trabajo, de sus formas de hacer y del uso de sus recursos.

Uno de estos retos consiste en la irrupción de las grandes consultoras integrales (cómo Accenture, Deloitte o KPMG) en terrenos que tradicionalmente eran ocupados por las agencias creativas, ofreciendo servicios a un nivel 360º, con resultados casi garantizados por su alta efectividad y con una perspectiva global que les permite adaptarse a diferentes contextos para satisfacer las necesidades del cliente.

Las consultoras han detectado esta ventana de oportunidad y han basado su exponencial crecimiento en el área a través de acuerdos estratégicos y de la combinación de adquisiciones de agencias líderes en marketing y publicidad, quienes les aportan el know how base que les permite un mayor nivel de especialización en sus servicios.

Un nuevo paradigma para las agencias

Este nuevo paradigma se ha convertido en una amenaza incipiente para las agencias, en el pasado indispensables en brindar servicios de publicidad y comunicación, y generalmente menores en recursos y capacidad de alcance y respuesta.

Muchas agencias creativas están respondiendo a este nuevo escenario incorporando en sus modelos de negocio los servicios de consultoria, de forma de diversificar sus esfuerzos y expandir sus áreas de acción. No obstante, este tipo de iniciativas corresponden más con perfiles de agencias grandes y establecidas. La más pequeñas optan por surfear esta contingencia aferrandose a la creatividad y al esfuerzo por una comprensión profunda del cliente y sus necesidades.

Según algunos expertos, la clave para intentar sobrellevar esta circunstancia que impone el nuevo mercado, radica en no solo seguir apostando por la creatividad y la experticia como respaldo, sino también en el máximo aprovechamiento de la tecnología y la automatización, que proporcionen datos para cuantificar el impacto y el retorno de las campañas y que contribuyan a aportar un servicio más rápido, eficiente y de valor para el cliente, quien en definitiva lo que persigue es obtener resultados y conocer el retorno de su inversión.

Así mismo, es importante que las agencias sean en sí mismas promotoras del cambio y potencien la introducción de nuevas metodologías y procesos de trabajo para incrementar la velocidad de respuesta, y que a su vez mantenga motivados a sus equipos, llevándolos a explotar su máximo potencial, ser ágiles, productivos, flexibles, proactivos y sobre todo comprometidos.

En definitiva, la visión estratégica, la voluntad del buen servicio, el uso de nuevos recursos, la flexibilidad, la capacidad de adaptación a un nuevo entorno dominado por la tecnología y los datos, y el talento creativo como eje central son las armas con las que cuentan las agencias para transformarse y afrontar este cambio de escenario, que entre muchos de sus retos, es el más determinante.

Artículo escrito por Otty Tademo Villarroel.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies