¿Cómo podemos usar nuestra comunicación no verbal para mejorar nuestro profesionalismo?
Facebooktwitterlinkedinmail

Si la manera en que te perciben tus compañeros de oficina, jefes y colegas de trabajo depende de lo que proyectas con tus gestos y posturas, ¿cómo te sentirías? Lo cierto es que la comunicación no verbal es tan importante como la palabra, porque llega antes al oyente. Por ello, hoy vamos a explicar cómo trabajarla para proyectar profesionalismo y confianza en ti mismo.

Aunque la comunicación verbal sea muy importante para dar el mensaje correcto, el poder del lenguaje corporal puede ser un factor determinante de cómo puedes hacer sentir a alguien.

Según Albert Mehrabian, un prestigioso psicólogo pionero en la investigación sobre el comportamiento no verbal, el 93% de la comunicación es no verbal. Cifra que se desprende después de años de investigación para revelar qué canal de comunicación era el más dominante.

Hay que tener en cuenta que el lenguaje corporal es antiguo e innato a nosotros, tanto es así que las personas ciegas utilizan las mismas expresiones de lenguaje corporales que las personas que pueden ver. Es como si la comunicación no verbal estuviera pre-programa en nuestros cerebros.

El poder que ejerce la comunicación no verbal

Además, no hay que olvidar el poder que ejerce en cómo nos percibe el resto. Nuestros gestos y posturas influencia en lo que otras personas sienten y piensan cuando estamos con ellas. Por este motivo, es de gran utilidad aprender a gestionarla y cómo sacarle provecho a nivel profesional.

¿Cómo podemos usar nuestra comunicación no verbal para mejorar nuestro profesionalismo?

El lenguaje corporal nos cambia

En su libro “El poder de la presencia”, Amy Cuddy Amy Cuddy, psicóloga social y profesora en Harvard, explica algunos de los acontecimientos más peculiares del lenguaje corporal. Se enfoca en el mundo empresarial y cómo el lenguaje no verbal es bueno para esto y las posibilidades parecen no tener límites.

Por ejemplo, elige entre dos tipos diferentes de posturas del cuerpo. Una es la pose del poder y la otra es la que no tiene poder alguno.

Ejemplo de la pose con poder:

¿La comunicación no verbal dice más de ti que las palabras?

Ejemplo de la pose sin poder:

¿La comunicación no verbal dice más de ti que las palabras?

Su estudio revela que la pose de poder nos ayuda a obtener trabajos, nos hace sentir mejor y más exitosos.

No tienes que hacer mucho, sólo cambiar la posición de tus brazos o piernas. Para Cuddy, cuando hay cambios en nuestro lenguaje corporal, también habrán cambios en nuestro cuerpo.


Enfócate en la posición de tus pies

Uno de los tips más importantes de Carol Kinsey Goman, una speaker de renombre en los Estados Unidos, es poner atención a tus pies. Muchas veces nos enfocamos en la parte de arriba, pero los pies revelan más sobre nuestras emociones de lo que nos gustaría pensar:

“Cuando te acercas a dos personas hablando, puedes ser percibido en una de dos formas. Si los pies de tus dos colegas se quedan en su lugar y tuercen sólo el torso superior en tu dirección, no quieren unirse a tu conversación. Pero si sus pies se abren para incluirte, sabes que estás invitado/a a participar.”

Para saber si las conversaciones terminaron, aconseja: “cuando estés hablando con un compañero de trabajo que parece ponerte atención y que cuya parte superior está inclinada hacia ti, pero sus piernas y pies están viendo a la puerta, la conversación ha terminado. Sus pies te están diciendo que quiere irse. La posición de los pies pueden ser reveladoras aunque estén cruzadas las piernas.»


Sonríe, te hará más feliz

Michael Lewis, investigador de la Universidad de Cardiff piensa que las personas que sonríen sin sentirse realmente felices, puede hacerlos aún más felices.

“Parece que la manera en la que nos sentimos respecto a nuestras emociones no depende sólo de nuestro cerebro, hay partes de nuestro cuerpo que ayudan a reforzar los sentimientos que estamos teniendo.”


Practica las “poses de poder” de Amy Cuddy antes de reuniones importantes

Practica diferentes poses de poder durante 3 minutos antes de tener una conversación importante. Pruébalos la próxima vez en un lugar silencioso y observa si tienes los mismos resultados.


Alinea tu cuerpo cuando tengas una conversación

Otro consejo de Goman es que si tratas de cambiar tu posición al tener una charla, serás capaz de reducir la tensión en conversaciones y llegar a soluciones más rápidas. “Si físicamente te alineas con esa personas (parado, sentado hombro con hombro en la misma dirección) podrás calmar la situación.”


Concéntrate en el tono de voz al hablar

El tono de voz puede transmitir una gran cantidad de información, que va desde el entusiasmo al desinterés o incluso la ira, según la web psicoactiva.com. Analiza cómo tu tono de voz afecta las respuestas los demás, si observas que éstas no son las que esperabas, trata de usar el mejor tono, por ejemplo para enfatizar las ideas que deseas comunicar. Si deseas mostrar un verdadero interés en algo, expresa tu entusiasmo utilizando un tono de voz más animado, etc.

 

Cuidado con el contacto visual

El contacto visual es una parte importante de la comunicación, pero debemos también recordar que el contacto sano no significa mirar fijamente a los ojos de alguien sin parar. Algunos expertos recomiendan que este tipo de comunicación se realice con intervalos de contacto ocular que duren entre cuatro y cinco segundos de forma intermitente.

 

Algunas personas parecen tener una habilidad especial para el uso de la comunicación no verbal efectiva y la correcta interpretación de las señales de los demás. Pero sino eres tan afortunado, ten en cuenta que es una habilidad que se puede potenciar observando y practicando distintas interpretaciones.

Fuente imágenes: Enterpreneur.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario