Cómo aplicar la creatividad en la innovación empresarial
Facebooktwitterlinkedinmail

A muchos directivos les gusta pensar que alentando la creatividad de sus empleados, fomentan la innovación empresarial. Pero la impresión generalizada es que los grandes resultados requieren de tiempo, de una cultura, un clima laboral de motivación y procesos formales para que las ideas se gesten y se ejecuten. Entonces la pregunta del millón, ¿cómo se debe fomentar el pensamiento creativo a nivel empresarial?

Meses atrás nos topamos con un interesantísimo artículo titulado “La creatividad no debe venir con fecha de vencimiento” que estaba firmado por Sofía Geyer. Fascinados por él, decidimos hablar en persona con Sofía para que nos contara su experiencia, ya que lleva varios años trabajando en un problema que podemos detectar en muchas empresas: consideramos que la creatividad se puede trabajar con técnicas aisladas cuando es necesario considerar un marco teórico más amplio que una técnica o método.

Sofía es terapista ocupacional, trabaja como consulta de innovación para BASF y es co-fundadora de IMPACT, una consultoría de Design Thinking. A continuación compartimos nuestra charla.

 

Inevitablemente te lo teníamos que preguntar, ¿qué es la creatividad y cómo puede ayudar el pensamiento creativo a nivel empresarial?
Existen un sinfín de definiciones para la palabra creatividad: es una palabra que es tan propia y atraviesa de tal manera al ser humano, que miles de disciplinas tratan de definirla desde su propia óptica.

Les comparto la definición que a mi más me gusta. Es la del modelo de las 4 “P” (viene del inglés: People, Process, Product, Press). Postula que uno puede definir la creatividad desde 4 aspectos:

  1. Desde la “Persona”: la habilidad de los seres humanos de “crear” cosas nuevas
  2. Desde el “Proceso”: se la define por la secuencia de pasos que suelen ocurrir al momento de crear o generar algo nuevo
  3. Desde el “Producto” originado por el proceso creativo: donde se define características de un “producto” creativo (si es algo pequeño como crear un nuevo camino para ir al trabajo, o algo tan revolucionario como lo fue el iPhone en su momento)
  4. Desde el “entorno” (Press): se estudia los entornos físicos y humanos que hacen a la creatividad.

A nivel empresarial, voy a usar una metáfora para explicar qué tan importante es la habilidad creativa en toda organización.

Imaginen las siguientes situaciones:

  • Les entrego el dibujo de una casa, y les pido que la copien
  • Les entrego una hoja en blanco, y les pido que dibujen una casa
  • Les entrego una hoja en blanco, y les pido que hagan un dibujo

¿Cuál es la diferencia entre ellas? El nivel de creatividad que requieren. En el punto 1 sólo tienen que copiar otro dibujo. No usan su creatividad, sólo usan sus habilidades grafo motrices. En los puntos 2 y 3 usan su creatividad en distintos niveles. En el 2, existe una directiva sobre qué dibujar. En el 3 depende completamente de la propia creatividad.

Lo mismo pasa en las empresas. En todos los roles y equipos existen tareas que requieren hacer lo mismo continuamente. Pero existen muchas otras situaciones que demandan salir de lo “repetitivo” y hacer algo nuevo. Puede ser en algo pequeño, como una nueva forma de visualización de reportes de gastos. O algo muy grande, como una nueva unidad de negocios.

La creatividad es lo que permite “pensar” una nueva forma de hacer las cosas, y lograr que las empresas avancen y evolucionen.

 

Según tu experiencia, ¿cómo se relaciona la innovación empresarial con la creatividad?
Depende de la definición que se tome de la creatividad. Si la interpreto como el momento de “pensamiento divergente”, donde uno usa mecanismos de asociación en lugar de lógicos y activa otras redes neuronales, la creatividad es sólo una parte del proceso de innovación.

La creatividad es esa habilidad que nos permite que se nos ocurran ideas nuevas y distintas, ese momento “¡Aha!” donde se nos prende la famosa lamparita. Metodologías como el “Design Thinking” o el diseño centrado en la persona, tienden a decir que la creatividad es usada en la etapa de ideación.

Yo creo que la creatividad forma parte de todas las etapas del proceso de innovación. Al principio, donde uno necesita de creatividad para lograr detectar aquellas oportunidades donde realmente vale la pena innovar. A la hora de investigar y recolectar los famosos “insights”, para conseguir hallazgos difíciles de encontrar. A la hora de generar las mejores ideas, y a la hora de encontrar la mejor forma para prototipar esas ideas.

Si uno tiene muchos espacios de ideación, pero no existen procesos formales para lograr que las ideas lleguen al “top management”, sólo se va a generar frustración y desmotivación.

Por otro lado, la otra relación con innovación empresarial tiene que ver con lo importante que es la motivación y las emociones para alimentar la creatividad. Uno puede tener muchísimos procesos y metodologías de innovación en la empresa, muchos espacios para fomentar la creatividad, pero sino existe una cultura y un clima laboral que motive a las personas, no van a surgir ideas. Lo mismo va a pasar si uno tiene muchos espacios de ideación, pero no existen procesos formales para lograr que las ideas lleguen al “top management”. Sólo se va a generar frustración y desmotivación.

Y por último: la creatividad no sirve de nada si no existe resiliencia y un gran compromiso con la ejecución. Esto es lo que más aprendí en las organizaciones: mucha gente es capaz de tener buenas ideas pero muy pocas tienen la capacidad de vencer las trabas que un proyecto nuevo suele tener al implementarlo.

 

¿Existe alguna relación entre creatividad y productividad por parte del equipo de trabajo?
Este punto varía dependiendo de las tareas que lleva adelante el equipo de trabajo: ya que sus indicadores de productividad dependen de lo que realicen. No es lo mismo un equipo de ventas que un equipo de facturación, por ejemplo.

En un equipo con tareas rutinarias, donde sólo se necesita ejecución de procesos, por ejemplo, la creatividad puede ir en detrimento de la creatividad. Porque para crear uno tiene que permitirse explorar una gran cantidad de ideas, sabiendo que algunas de ellas no van a llegar a un resultado exitoso. Se tiene que permitir experimentar. A estos equipos creo que la creatividad les sirve en los momentos de retrospectiva que plantea el modelo Scrum, donde se requiere revisar y reorganizar el formato de trabajo.

En cambio, un equipo que lleva a cabo tareas con diseño o resolución de problemas, la creatividad es un factor clave para la calidad de su productividad.

Otro factor a tener en cuenta es la desmotivación que puede existir en personas que realizan sólo tareas repetitivas, que no requieren ningún tipo de creatividad.

 

En una entrevista explicas que uno de los problemas con los que te encuentras, es que muchos consideran que la creatividad se puede trabajar con técnicas aisladas y en cursos cortos. ¿Por qué no son efectivas y cómo se debería abordar entonces a nivel equipos de trabajo?
Mi carrera de grado es Terapia Ocupacional, donde estudiamos todos los factores que intervienen en el “hacer” del ser humano. Desde mi disciplina, tenemos un modelo para analizar como mejorar el desempeño en una actividad. Imaginen que en este caso, queremos mejorar el desempeño creativo.

El modelo se llama Persona/ Entorno/ Actividad. Cada uno de estos es un círculo entrelazado con el otro. La intersección entre estos tres círculos nos da el verdadero desempeño creativo de una persona.

¿A qué voy con esto? Las técnicas aisladas y los cursos cortos tienden a poner un sobre énfasis en trabajar la “habilidad creativa” de los individuos. Pero esa habilidad no es lo único que importa en el desempeño creativo. Va a depender del entorno en el que se encuentre y del tipo de actividad que esté realizando.

El entorno puede ser un facilitador de creatividad o un bloqueador de creatividad. Si esto pasa, de nada te sirve trabajar sobre la habilidad de las personas porque el resultado va a ser el mismo.

Lo mismo pasa con el tipo de actividad que les pido a las personas que realicen. Si están llenos de tareas todo el día, por más habilidad creativa que tengan, va a ser muy difícil tener un desempeño creativo.

Por último: para trabajar sobre la habilidad creativa de la persona, no creo que un curso corto pueda ser efectivo. Si uno quiere ayudar a que esa persona realmente logre activar nuevas áreas neuronales, hay que dar tiempo para la práctica, para generar esas nuevas conexiones. Es como aprender a andar en bicicleta o a andar en auto: se necesita práctica sostenida en el tiempo, con un acompañamiento para guiar y motivar en el proceso.

En resumen: hay que trabajar en el entorno y en los tipos de actividades, no sólo en las habilidades de las personas. Y para el desarrollo de la habilidad de las personas, tiene que ser sostenido en el tiempo, con mucha practica.

 

Consideras que es necesario un marco teórico más amplio que una técnica o un método, ¿puedes explicárnoslo con un ejemplo?
Un marco teórico es un conjunto sistematizado de conceptos, que en este caso enseñan como estudiar e interpretar la conducta humana. Por ejemplo: el conductismo o el psicoanálisis. Son formas de interpretar y organizar la información. Una técnica es sólo un conjunto de pasos, donde uno sólo sabe la técnica o las acciones a aplicar.

Los marcos teóricos ayudan a que los profesionales formen criterios, entiendan los pros y contras de cada técnica, y hasta se animen a fusionar y crear sus propias técnicas en función de cada una de las personas con las que tienen que trabajar. Por ejemplo, modelos ecológicos (trabajo focalizándome en el entorno) en lugar de modelos reduccionistas (trabajo focalizándome en la creatividad como si fuera un músculo).

Si sólo se da técnica, voy a tender a repetir los mismos pasos con todas las personas sin realizar una adecuada evaluación, que me permite hacer un diagnóstico de la situación. Va a servir para algunas personas… Pero para muchas otras, no va a ser suficiente, ya que todas las personas son distintas.

 

¿Qué barreras existen hoy para el desarrollo de la creatividad? ¿Cómo tiene que ser la cultura empresarial para que el proceso creativo sea efectivo?
Es un gran tema. Creo que no existe “un tipo” de cultura para la creatividad, porque va a depender mucho del tipo de tareas que realiza esa empresa.

Pero a grandes rasgos, se necesitan algunos de estos elementos:

  • Apertura: cuánto más abierta y más conectada sea la organización con el afuera, más creativa va a ser, ya que se va a retroalimentar constantemente de nuevas ideas y puntos de vista
  • “Bottom- Up” y autonomía en la toma de decisiones en todos los niveles
  • Comunicación abierta y transparente
  • Colaborativa
  • Experimentación: fomentar riesgos y tolerancia al fracaso
  • Proactividad
  • No conformismo
  • Liderazgos que motiven y permitan que las ideas de sus equipos florezcan y avancen

 

Tienes algún mantra o consejo que puedas compartir con nuestros lectores.
Para ser más creativos: busquen entornos y personas que consideren creativos. Vayan a esos lugares, pasen tiempo con esas personas. Trabajen en diseñar sus entornos físicos y humanos para que puedan fomentar la creatividad.

Y para ser más innovadores: trabajen sobre su propia resiliencia y capacidad de hacer. Hagan foco en resolver y seguir adelante, tratando de mantener una mentalidad optimista. Y también busquen entornos y personas que les contagien esa “pasión por el hacer”, y esa resiliencia para atravesar todos los obstáculos posibles.

Mi mantra es “Make it happen” o “Haz que suceda”. ¡Trato de aplicarlo a mi vida laboral y personal!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario