Imagen de Branding
Facebooktwitterlinkedinmail

¿Por qué el Branding y los eventos corporativos deberían ir de la mano?

El branding es el proceso con el que se define y construye una marca. Hablar de branding es hablar de la necesidad desarrollar una estrategia que incluya la fases y actuaciones adecuadas; y ello, incluye a los eventos.

John Williams, en su artículo Los puntos básicos del Branding”, establece que la marca es la promesa y el valor que entregamos a nuestros clientes. Williams también resalta la importancia del “cómo, qué, dónde, cuándo y a quién” deseamos hacerles llegar nuestros mensajes. Desde dónde los lanzamos, son parte nuestra estrategia de marca.

Los eventos corporativos

En el mundo de los negocios los eventos corporativos se han convertido en un excelente vehículo para posicionarnos, trasladar nuestros valores y mensajes, afianzar relaciones comerciales o captar prospectos.

De tipo interno o externo. Enfocados en nuestro mercado y entorno de negocio. La clave es que éstos, estén diseñados e integrados de manera creativa e innovadora en la estrategia de comunicación, pero también de branding.

¿Cómo diseñar un evento corporativo que actúe como un aliado de la estrategia de branding elevando el evento de lo logístico a lo estratégico?

Diseñar un evento corporativo es como un viaje de autodescubrimiento. Un viaje en el que los objetivos, las necesidades y las motivaciones, juegan un papel clave. Un viaje que puede ser ágil y emocionante y a través del cual responderemos a ciertas preguntas:

  • ¿Cómo puede contribuir el evento corporativo al desarrollo de la misión de la marca?
  • ¿Qué beneficios de nuestra marca destacaremos a través del evento corporativo?
  • ¿Cómo podemos desde el evento corporativo, responder a las necesidades y motivaciones de nuestros clientes y prospectos?
  • ¿Qué cualidades de la marca queremos que asocien a través del evento corporativo?
  • ¿Qué aprendizaje sobre la marca, queremos que se lleven?

En definitiva, debemos trabajar en el diseño de experiencias personalizadas, que también estén asociadas a los objetivos de la marca. Que contribuyan a trasladar y consolidar ventajas competitivas sostenibles a través de los valores de la marca, y a generar vínculos duraderos y de confianza, con nuestros grupos de interés o públicos objetivo a través del evento.