Facebooktwitterlinkedinmail
Photo by Jens Lelie on Unsplash

En los últimos tiempos ha habido pruebas más que convincentes de la importancia del propósito en la marca que hay tras una organización de cualquier tipo. Hoy, y frente a la crisis del covid-19 que el mundo entero vive, debemos escribir sobre ello.

Un poderoso propósito de marca establece la intención de una empresa de cambiar el mundo para mejor y se conecta con la sociedad a nivel personal. Estos días escuchábamos decir al experto en marketing y medición de resultados, Pablo Turletti, que las empresas no deben conformarse en ganar dinero, deben definir en qué y cómo van a invertir el dinero que están ganando y frente a esto, cuál será su posición social, o medio ambiental como empresa o marca.

Un propósito real de una empresa o marca tiene en cuenta cada paso de su entorno interno y externo para conectarse emocionalmente con éste, haciendo de la marca un verdadero compañero de viaje y de valor. Tal y como apunta Simon Senek, las empresas o marcas relevantes para la sociedad ponen el foco en por qué hacen las cosas, luego en cómo las hacen y por último en qué hacen.

Estamos viendo, cómo muchas empresas de todo tipo y tamaño están aparcando su actividad principal para poner su experiencia y conocimiento a disposición de la sociedad; y del desarrollar herramientas y elementos de ayuda que van: desde respiradores hasta mascarillas. Empresas y personas que han decido poner y activar su propósito en pro de una emergencia social. Las empresas y marcas se están viendo obligadas a dejar a un lado su discurso comercial para centrarse en construir un vínculo real con su entorno.

El covid-19 está poniendo de manifiesto la existencia del activismo corporativo que podría traducirse en un cambio de paradigma y se habla de un cambio de conciencia. De una posible evolución del EGO al ECO corporativo. Pero para que el cambio de paradigma sea exitoso, ese cambio de conciencia es imprescindible y las empresas deben mantener el horizonte y poner más que nunca el foco en su propósito como organización, reformulando sus objetivos en base al contexto económico, social y también medioambiental, sin dejar de satisfacer las necesidades de sus grupos de interés.

 

En nuestras manos está como empresarios, promotores de una idea, líderes o colectivo, seguir por el camino fácil o el camino correcto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario